La Realidad del Empleo en esta Era VICA 

Por Fausto Izcaray, Ph.D.

Al ser entrevistados por McKinsey, los autores del libro Humanocracy[1], opinaron que escribieron ese libro porque “tenemos que extinguir la burocracia y reemplazarla por algo mejor. Las declaraciones se las dieron a Mark Staples, quien trabaja para la gran corporación de consultoría. Y agregaron, que no podemos darnos el lujo de tener organizaciones que desperdician más capacidad humana que la que realmente usan. Y Hamel señaló que sólo el 15% de la fuerza laboral se siente realmente comprometida con su trabajo en las organizaciones actuales.

¿Líderes tóxicos? Hay muchos y cercanos a nuestras familias hay oportunidad de calibrarlos. Si tú crees que eres “importante” porque le gritas y humillas a un subordinado, en realidad eres parte de las desgracias y fracasos de las organizaciones en esta era VICA (Volátil, Incierta, Compleja y Ambigua). Hace poco, me enteré de que un jefe de origen argentino – ¿quizás porteño? -, según me explicó el hijo de un alto jefe de la  CGTA Confederación General del Trabajo de Argentina, que los argentinos no son todos así como ellos-. Este energúmeno les gritó a dos profesionales con postgrados, “¿Es que sois estúpidos?”. Ese insulto y gritado, con cara de rabia, probablemente le hace sentir poderoso, superior. La verdad, es que es un jefe tóxico que puede llegar a destruir a una organización o a un departamento.

En el actual ambiente de las organizaciones- afirma Hamel- no podemos darnos el lujo de desperdiciar a los empleados y trabajadores en luchas inútiles burocráticas, necesitamos que usen su creatividad y talentos en asuntos realmente centrales e importantes en el logro de objetivos. Por ejemplo, que traigan al trabajo toda su capacidad creativa e ingenio, para lograr la visión y objetivos de las empresas. Se trata de cambiar el modelo de las luchas burocráticas y enfocarse en el trabajo creativo.

Ese proceso no lo pueden lograr los jefes “tóxicos” que, cual dinosaurios sobrevivientes, corroen las entrañas de una organización produciendo emociones negativas que impiden el trabajo en equipo, la creatividad, la cooperación y una cultura abierta a la consulta y al expresar las opiniones de los empleados y trabajadores que manejan los procesos de producción de bienes y servicios.

Hasta la neurociencia descubrió que al recibir un ataque verbal como el arriba mencionado, produce un secuestro del cerebro por parte de la amígdala, y comienza, entre otras cosas, a entrar en el Atractor Emocional Negativo lo que desata la cadena neurológica del miedo, el estrés y la rabia[2]. Se activa el sistema nervioso simpático, y empieza a producir las hormonas como la epinefrina, norepinefrina, cortisol que inundan el flujo sanguíneo con los siguientes tipos de efectos: limitan la apertura emocional cognitiva, perceptiva afectando negativamente el desempeño. Con ese secuestro el cerebro no puede usar las conexiones neuronales propias del pensar, reflexionar y crear. En otras palabras, los agredidos no podrán pensar reflexiva o creativamente. Es todo lo contrario a lo que creen los jefes tóxicos. Por eso, son una especie en extinción, aunque no se den cuenta, por ahora.

#liderazgoinspirador-positivo #liderazgotransformador #inteligenciaemocional #neurocienciadelliderazgo #P


[1] Hamel, Gary y Zanini, Michelle (2020) Humanocracy: Creating Organizations as Amazing as The People Inside Them. Harvard Business Review Press. USA.

[2] BY RICHARD E. BOYATZIS I MELVIN SMITH I ELLEN VAN OOSTEN (2010) Coaching for Change- with Compassion. Managing Talent. June issue.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s